31 de octubre de 2012

Auditando VPNs (I): Introducción a IPsec

  ****************************************************
    Auditando VPNs (I): Introducción a IPsec
    Auditando VPNs (II): Enumeración
    Auditando VPNs (III): Fingerprinting
    Auditando VPNs (IV): Cifrado
    Auditando VPNs (V): Modo Agresivo
  ****************************************************

Durante las auditorías externas es muy común encontrarse con concentradores de VPN y no siempre sabemos qué tipo de pruebas realizar sobre estos sistemas.

En una serie de entradas voy a tratar las pruebas más frecuentes que se deben realizar sobre este tipo de dispositivos, centrándonos siempre en las VPN basadas en IPsec (no las basadas en SSL).

En esta entrada voy a comenzar hablando por el principio, introduciendo los conceptos básicos con los que trataremos en el resto de entradas.

Según Wikipedia, IPsec (Internet Protocol security) es un conjunto de protocolos cuya función es asegurar las comunicaciones sobre el Protocolo de Internet (IP) autenticando y/o cifrando cada paquete IP en un flujo de datos además de proveer de un mecanismo para el establecimiento de claves de cifrado.

IPsec, por tanto, está formado por tres protocolos:

  • Authentication Header (AH): Este protocolo se utiliza para proporcionar integridad a nivel de paquete por medio de un checksum que se envía junto al paquete. Otros servicios que proporciona son autenticación del origen de los datos y, opcionalmente, protección frente a ataques de replay.
  • Encapsulating Security Payload (ESP): Este protocolo cifra la comunicación punto a punto, proporcionando confidencialidad. También proporciona autenticación del origen de los datos, protección frente a ataques de replay e integridad.
  • Internet Key Exchange (IKE): Es el encargado de llevar a cabo el intercambio de claves que serán utilizadas por cualquiera de los otros dos protocolos. 

De la información anterior nos quedamos con que:

  1. IKE se ejecuta primero y, de llegar a realizar correctamente la autenticación, entonces se realiza un túnel (ESP) o simplemente se autentican los paquetes (AH). Por lo que frente a un concentrador de VPNs, tendremos que comenzar analizando el protocolo IKE.
  2. AH no cifra las comunicaciones. Tan sólo ESP proporciona cifrado. Por lo que si la VPN funcionara tan sólo con AH, no se estaría cifrando ninguna comunicación entre los clientes y el concentrador de VPNs.

El protocolo IKE funciona en dos fases. En la primera de ellas, se lleva a cabo la autenticación y se crea un canal seguro que será utilizado durante la fase dos. En la segunda fase se configura un canal diferente que será el utilizado para todas las comunicaciones realizadas a través de ESP o AH.

La primera de las fases IKE, soporta dos modos de funcionamiento diferentes: el Main Mode y el Aggressive Mode. El Main Mode es el modo principal (evidentemente) y todos los concentradores de VPN deben soportarlo. En este modo se utiliza el algoritmo Diffie-Hellman para llevar a cabo el intercambio de claves entre el cliente y el servidor.

El Aggressive Mode, a diferencia, no tiene por qué estar implementado en todos los servidores de VPN y se suele utilizar para permitir el uso de claves pre-compartidas (Pre-Shared Key, PSK), ya que el Main Mode no soporta el uso de PSK (actualización 27/01/2014: El Main Mode sí soporta PSK, aunque es menos habitual que en el Aggressive Mode). Este modo tiene ciertas debilidades que iremos viendo a lo largo del resto de entradas.

1 comentario:

Gabriel Pozo dijo...

Esperando una segunda parte :D

Publicar un comentario